Crear un canal secundario es un error

El otro día escuché a Romuald Fons decir que los Youtubers abrimos un canal secundario para liberar la presión que tenemos con el canal principal. Los estándares de calidad, de edición, de guion, imagen… Crean cansancio. Por eso decía que el canal secundario es una liberación. Ahí te puedes encontrar con tus inicios en Youtube, donde hacías vídeos porque sí, sin esperar nada a cambio.

Qué razón tienes Romu.

Youtube está cambiando. Crear contenido de calidad (técnica) es cada vez más fácil. Los creadores están obsesionados con tener una buena cámara, un micrófono de doscientos euros y luces led por todas partes.

Hace unos meses contactó conmigo un estudiante preguntándome por el modelo de mi micrófono. Tenía un proyecto de podcast entre manos, y me preguntó de paso si creía que un Macbook sería bueno para streamear y si le recomendaba comprar el Stream Deck (aparato muy pro para streamear de 200€ que no es necesario para nada)

Canal para streaming stream deck
Eso es el Stream Deck

¿En serio? Qué Stream Deck ni que cojones. Eres un estudiante que está empezando. Hazlo con el móvil si hace falta. 

La evolución que está teniendo esto me hace pensar en Ibai. Ibai está revolucionando el mundo del streaming haciendo una cosa super revolucionaria: televisión.

Es lo que hay. ¿First dates? ¿Veladas de boxeo? Esto cada vez se parece más a la tele.

Me encanta el canal de Nate Gentile, pero tengo que decir que lo que hace es prácticamente televisión. Es como el programa de Arguiñano pero de informática. Al igual que Nate Gentile, el canal de Quantum Fracture no es solo Crespo, sino que hay un equipo que trabaja con él. Como una productora. Como en la tele.

Nate Gentile es como un programa de cocina de TV pero de informática y en Youtube

Los nuevos ven la tendencia y aspiran a eso. Quieren empezar un canal de Youtube como si empezaran un programa de televisión. Quieren empezar un podcast como si fuera un programa de radio

¿Acaso se nos ha olvidado por qué Youtube tuvo tanto éxito en un principio? No tenía nada que ver con la calidad. En esas épocas oscuras 720p todavía se consideraba HD.

No. Youtube tuvo éxito porque no era tele. Es así de simple. La tele es falsa. Youtube era natural. Eran chavales como tú y como yo que se ponían delante de una cámara y hacían lo que querían. ¿Hoy en día quién tiene huevos de hacer lo que quiere en Youtube?

Tenemos varios canales porque queremos tener un “programa”

–Ya, Jon, ¿pero qué tiene que ver eso con abrir un canal secundario?

Pues todo. Porque al abrir otro canal lo que estamos haciendo es crear un “programa”. Como en la tele. La emisión se separa por programas. En Youtube no tenía por qué ser así. Un canal era el escaparate de una persona, compleja, vasta y diversa. Hoy, los canales de Youtube son programas y los youtubers abrimos canales secundarios para suplir la necesidad creativa de mostrar lo vasto y diverso de nosotros.

Y eso es un error.

Kai47 es un youtuber que solo habla de tres temas: Harry Potter, El Señor de los Anillos y Dragon Ball. Tiene 700.000 suscriptores y, sin embargo, hace poco más de un año con cierta pena veía sus intentos de trascender a su programa. “Lo que quiero es que la gente me siga por mí, no solo por los vídeos”, decía en algún preguntas y respuestas

El típico vídeo de Kai47

El problema de Bernard Torello (ese es su verdadero nombre), era que su canal era un programa sobre las citadas sagas, donde él ni siquiera aparecía en pantalla. Eso complicaba la cosa. La gente sigue a los youtubers porque se sienten identificados con ellos. De lo contrario, solo siguen al contenido.

Cuando no enseñas la cara ni eres el protagonista de tus vídeos, es muy complicado que nadie se sienta identificado contigo. Por eso la mayoría no seguían a Bernard, sino a los vídeos de Harry Potter.

Cuando estábamos en confinamiento, para mi sorpresa, Bernard empezó a subir gameplays. Fue un movimiento osado. Sí, los subió al canal principal. Y lo hizo bien. Aunque los vídeos no tuvieron el éxito que hubieran tenido otros que siguieran la línea del “programa”, sirvió para fidelizar a algunos espectadores. Y eso vale más que muchas visitas.

A mí no me gustaron esos gameplays. No conocía el juego y me parecieron aburridos. Pero escucharle hablar sobre cómo veía él su propio canal y cómo no conseguía que la gente le viera por él, y no por Harry Potter o El Señor de los Anillos, hizo que me sintiera identificado.

Yo no era youtuber entonces. Pero no hacía falta. No necesitamos vivir el mismo problema para empatizar con otra persona. Solo necesitamos ver cómo se enfrenta al problema, qué contradicciones le genera. 

Un profesor de la Universidad del País Vasco me llamó “contradicción con patas” en un vídeo que ya ha borrado. Seguramente no lo sabe pero para los que hemos estudiado guion esto no es un insulto, sino un halago. 

Hoy todos son expertos críticos de cine y saben decir que un personaje es malo porque es “plano”. Dejando a un lado que un personaje plano puede ser un personajazo, lo contrario a plano es que tiene dimensiones, pero lo que muchos no saben es que eso de dimensiones son contradicciones. Un personaje tiene dimensiones cuando tiene que tomar una decisión y quiere escoger dos opciones. 

Me imagino a Kai en su casa pensando cómo conseguir que la gente le siga a él, no a su contenido. Se le ocurre subir gameplays donde puede mostrarse tal y como es. Le veo dudando, pensando en si es buena idea o no, sabedor de que las analíticas bajaran porque al algoritmo no le gustan estos rollos. Y le veo después en Youtube, con la decisión tomada aunque todavía sin demasiada confianza en su voz, en si saldrá bien o no. ¿Subir el vídeo de Harry Potter y tener visitas o seguir intentándolo con los gameplays para conseguir su objetivo?

Este tipo de dicotomías tienes que crearlas tú si eres guionista. Si eres una persona real, no hace falta. Las personas somos contradicciones, por eso los guionistas crean contradicciones, para que nos sintamos identificados.

Si tú haces que tu canal sea un programa donde vas a ir encorsetado, muy difícilmente mostrarás tus contradicciones. Podrás hacer que tu programa sea el mejor de todos, pero la gente seguirá a tu programa, no a ti, porque no le darás con qué empatizar.

¿Con esto quiero decir que tengo que contar todas mis mierdas a la audiencia? No. ¿Quiero decir que convierta mi canal en un Show de Truman (ojo con esta tendencia)? No. 

Lo que quiero decir es que de vez en cuando mires dónde estás. Esto es Youtube y eres un chaval haciendo vídeos. Muéstrate como tal.

No necesito mi canal secunadrio

Yo me alegro de haber hablado de boxeo en mi último vídeo. Me alegro de haber hecho vídeos diferentes como el de “Vídeo personal” o el “Especial 100.000”, porque así hago que mi canal no sea un programa. Lord Draugr no es un programa que se dedica a destapar estafas. Es más que eso. Soy yo.

Te dicen que centrarte en un nicho y en un formato es la mejor manera de crecer. Y es cierto, pero no todo es crecer. Alguien me dijo que de boxeo debería hablar en otro canal. Eso sería un error. No quiero verme dentro de unos años como Kai47, con millones de visualizaciones pero dándome cuenta de que la gente solo viene por el contenido.

Mi bio de Twitter lo dice: me gusta el internet de antes. Y es cierto.

Twitter secundario

Por eso no pienso hacer un programa de mi canal. No me iré al canal secundario por miedo a que un contenido salga de la línea. O por miedo a que caigan las visitas. Esto es Youtube, somos chavales haciendo vídeos.

Cualquiera dirá que es un error estratégico. Que hay que explotar aquello que te da más ganancias, más números. Sin embargo, ¿por qué crees que tengo sobre la mesa ahora mismo El Demonio de Arbennios, primera novela escrita por Bernard Torello? ¿Porque se ciñó a su exitoso programa de Harry Potter o porque fue simplemente un youtuber?

Comparte, buen samaritano
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

10 comentarios en «Crear un canal secundario es un error»

  1. Gran artículo, como siempre. Pero me has jodido bien, Draug. Yo que estaba pensando en crear un canal secundario para mandar atpc a los 1000 suscriptores que no ven mis videos. Y encima tengo 42 tacos… “Somos chavales haciendo vídeos”, dice… So sad…

    Responder
    • Y yo 51 y estoy compartiendo como aprendo a montar en bici sin tener especial gracia o saber vocalizar. Lo mio si que es masoquismo pero va, cada uno encuentra su hueco y no hacen falta los aplausos para disfrutar. Saludos.

      Responder
  2. El artículo atrapa como una red.
    Tienes argumentos de peso, aunque luego cada uno debe ver su estrategia. Sin duda, una de las claves de las redes es el toque personal. Aunque hay y habrá más variantes y opciones válidas.

    Cuando hablas del Internet de antes, me hace gracia. Porque para mí el de antes era el que iba por modem y bajarte un mp3 requería unas horas. La epoca del Realplayer streaming. Que sería como el abuelo de youtube.

    Ondo izan.

    Responder
  3. Muy buena reflexión. Creo que hay un aspecto que no has valorado y que está siendo vital en muchos youtubers.

    Las personas que viven de esto no pueden permitirse tres strikes y quedarse sin ingresos durante dos semanas hasta que YouTube decida (o no) rectificar y devolverles el canal.

    Un segundo canal puede ser un flotador, una forma de aguantar si pasara algo en el principal.

    Por lo demás, genial.

    Responder
  4. Un chaval con canal secundario dando lecciones de por qué no tener un canal secundario. Lo dicho por ti mismo, eres una CONTRADICCIÓN CON PATAS!!!

    XDDDDDDDDD

    PD: yo también hecho de menos los blogs y “la” internet de antes
    PD2: eutsi goiari!

    Responder

Deja un comentario

Tienes que aceptar las cookies tío    Más información
Privacidad