La Universidad es para los filósofos

Vaya desmadre lo de mi último vídeo: Mi opinión sobre la carrera Comunicación Audiovisual. Hasta el director del Departamento de Comunicación Audiovisual y Publicidad de la UPV me ha hecho una videorespuesta (abajo). 

Este post no es una respuesta directa a él. Solo son unas reflexiones que me gustaría añadir.

Merece la pena estudiar una carrera?
Miniatura del vídeo donde critico la carrera de Audiovisuales

Mi vídeo, que lo he pasado al canal secundario por la mala calidad del autofocus de los huevos, ha tenido una reacción muy curiosa. Por una parte, muchas personas se han sentido identificadas con mi experiencia y con mi opinión. Han dejado cientos de comentarios en el vídeo, me han mandado mensajes desde redes sociales, e incluso han contactado conmigo por mail. Casi todos coincidían con mi exposición: que su carrera, fuera cual fuera, no les ofreció lo que esperaban y cuando la terminaron se quedaron en bragas ante al mundo laboral.

Por otra parte, había un pequeño número de voces, que por muy pequeñas que fueran han sido capaces de chirriar lo suficiente como para, ahora, cerveza en mano, ponerme yo a escribir este post. Estoy hablando de los que dicen: “es que las carreras no son para eso”

“Las carreras nunca estuvieron orientadas al mundo laboral, para eso están las FPs” o “si crees que las carreras son para buscar trabajo no has entendido nada”.

Claro, y la gente se matricula en la Universidad para conocer La Verdad, con Aristóteles y compañía, no te jode. 

La decisión de estudiar una carrera es casi en la totalidad de los casos una decisión laboral. Vas creciendo y tienes que escoger un camino: estudiar una FP y ponerte a trabajar en una fábrica por 1.000€ al mes hasta que te hagan fijo y ganes un poco más, y eso ya para toda la vida; o invertir unos años más en estudiar para poder optar a trabajos mejores (ya sea por salario o por gusto).

No digo que no haya estudiantes atípicos, enamorados de la física o la filosofía que se meten en una carrera por el placer del conocimiento. ¿Pero, por qué placeres crees que se guían cada año los miles de chavales que se matriculan en periodismo, ingeniería, enfermería…?

Una carrera sí es una apuesta laboral. Claro que, la apuesta siempre se hace antes del partido. 

Yo, ahora, un par de años después de terminar mi carrera, puedo coincidir con los condescendientes que dicen “es que las carreras no son para eso”. Ahora puedo decir que mi carrera no me preparó para ejercer un oficio. Pero en el momento en el que escogí carrera, a mí me enseñaron esto:

Comunicación audiovisual en la Universidad del País Vasco
Listado de las salidas laborales de la carrera de Comunicación Audiovisual en UPV/EHU

Son los trabajos que vas a poder hacer cuando termines la carrera de Comunicación Audiovisual. Esto, evidentemente, a no ser que tengas mucha suerte (o tu padre sea productor), no es real. Si quieres ejercer alguno de esos oficios vas a tener que seguir tirando de cartera y pagarte un máster, un posgrado o lo que sea. Y ni eso te lo asegura.

Pero al alumno de bachiller convenientemente se le enseñan las salidas laborales que le va a dar estudiar tal o cual carrera. También se lo enseñamos a los padres que, digan lo que digan, tienen un buen peso en esta decisión.

Entonces los chavales se pasan cuatro años estudiando la carrerita y cuando ven que esa inversión en tiempo y en dinero no les va a servir ni para encontrar un mísero trabajo les decimos: “es que las carreras no son para eso”.

Venga, hombre. No seamos condescendientes. Por supuesto que son para eso. Otra cosa es que entre el reciclaje de profesores y asignaturas, temarios desactualizados y sistemas de enseñanza que se parecen más a un trámite burocrático que a un proceso de aprendizaje, no se consiga el resultado óptimo.

Bueno, con óptimo me refiero al alumno. A nivel de negocio no sé si es óptimo o no.

En fin, que nos quedan dos opciones. Cambiar; o ir de Instituto en Instituto avisando a los chavales de que eso de las “salidas” igual no es del todo así, que la FP es para trabajar, y la Universidad, para los filósofos.

Añadir que yo valoro la educación y a los profesores que he tenido en mi paso por EHU/UPV, que pese a ser crítico no le estoy dando un valor=cero; y que agradezco la respuesta de Sergio Monge (y el tono de la misma). Sin embargo, me deja la sensación de que, pese a que parece que la crítica es aceptada, no veo que haya una autocrítica real o un planteamiento real de que pueda haber cosas que se deban cambiar.

Comparte, buen samaritano
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

15 comentarios en «La Universidad es para los filósofos»

  1. Vamos a ver.

    Quien diga que quien va a la Universidad no va a labrarse un futuro laboral, se ha olvidado del último año de Bachillerato. Yo estudié filosofía y recuerdo esos folletos donde te señalaban las salidas laborales (en mi caso, formación e investigación).

    De hecho, cuando yo hice segundo de bachillerato, allá por 2009, apenas se hablaba de la FP. Esto viene todo de la crisis de 2008, cuando queremos imitar el modelo alemán (las ausbildung) que nada tiene que ver con el español.

    Yo fui la primera persona en mi familia que fue a la Universidad. La formación universitaria era algo “aspiracional”: vas a la Universidad para ser un profesional cualificado y reconocido, para ascender socialmente, incluso. La FP se vería para los que no quería esforzarse o estudiar.

    Eso, en primer lugar.

    En segundo lugar, vi tu vídeo y lo suscribo todo, no me voy a repetir. Yo sólo quiero decir algo: soy fiel defensora de la educación pública, gratuita y de calidad. Pero si la Universidad y el profesorado no se ponen las pilas, se los va a comer toda la formación “no reglada” que está saliendo por Internet. Y no me refiero a los cursos de estafadores: hay formación no reglada digital muy buena, con la que no necesitas 4 años para formarte y que puedes rentabilizar a corto plazo.

    Veremos en otros 5 años qué pasará, pero un buen futuro a la Universidad no le auguro. Y nuestros títulos, si hoy ya están devaluados, no quiero pensar en 5 años.

    Responder
    • No existe tal cosa como un almuerzo grátis. No existe la educación gratuita, la pagamos todos con impuestos, pero solo algunos reciben permiso a usarla.
      No va a ser nunca de calidad por el propio método de financiamiento coactivo que supone un incentivo para la mediocridad del sistema puesto que es la peor forma, de las cuatro posibles, de gastar el dinero que es la de gastar el dinero de otros en otros, tema aparte la inmoralidad de los impuestos en si.
      Lo único que funciona porque tiene un claro incentivo a ello y además no es un acto violento e inmoral es la educación privada y libre en elección temario, que además tiene posibilidad de dar becas y no dejar atrás el talento. Es siempre gracias a lo privado que lo público puede usar esos recursos mal para hacer retroceder a la humanidad a periodos cavernarios, entonces espero que dejes de ser una fiel defensora de la educación pública y pases a ser una fiel defensora de la evidencia empírica, la moral y en definitiva que tu opinión se alinee lo más posible con la realidad y no con deseos de cómo se tendría que comportar la misma.

      <>.

      Responder
    • Qué razón tienes Luisa. Es que hoy en día hay formación digital (cursos buenos, si sabes moverte en internet, si eres autodidacta…) que para algunas cosas va a ser más eficiente que la Universidad. A no ser que quieras estudiar filosofía, como tú 😜

      Pero bueno, eso solo se ve desde la distancia. Dile a una familia que lo que le conviene a su hijo no es ir a la Universidad, que con formación digital hasta va a tener más oportunidades. Igual te escuchan…

      Responder
  2. Soy madre de un universitario, y, realmente todos aspiramos a tener un hijo universitario. … Que horterada…nos da igual que titulo tengan, si tienen titulo. Venga profesores y profesoras.. seamos mejores. Hagamos que valga para algo. Un poco de humildad….

    Responder
  3. La primera ley de la economía es que los recursos son ilimitados, la primera ley de la política es negar la primera ley de la economía.

    Si las carreras universitarias no son para luego buscar un trabajo, entonces están haciendo la mayor de las publicidades engañosas. Me suena a excusa barata del tipo: ‘soy un burócrata tan cegado por lo bueno que cree que ha sido pensado el sistema que cuando la evidencia empírica me dice que todo lo contrario te suelto frases del tipo “el dinero público no es de nadie, eso era un eslogan” de la manera más cínica posible.

    La palabra “universidad” viene de la idea de que fuera un ‘universo de ideas’, donde la gente confronta sus ideas con las de otros para dar el salto a la madurez y de paso como dices, ser un poco filósofo y por tanto buscar la verdad y aprender cosas útiles por el camino. Pero desde que la universidades (todas en España y en general en el mundo occidental) se han convertido en la letrina lava-cerebros del estado y enseñe lo que se enseñe debe serle funcional al estado y se montan espacios seguros (espacios sin universo de ideas) y se adoctrina a los jóvenes en ideas de izquierda (las más serviles al estado, la burocracia y los gobiernos representativos mal llamados democracias), ya no son ni lo que te han intentado vender para defender lo indefendible, ya ni salen preparados los estudiantes para confrontar ideas, son puro servilismo al sistema, son mono idea, mono discurso y lo que es peor de todo, se creen que están preparados y no solo no es que lo estén en materia humana y temas fuera de su rango de estudios, si no que en muchos casos como este, tampoco saben hacer una profesión específica.

    En definitiva yo seguiré financiando algo que tanto si me encanta como si no, se me obliga por la fuerza a pagar ya que si no pago mis impuestos o voy a la cárcel o va a la cárcel el dueño del banco si no me los saca él a mi de la cuenta. Lo público es tan maravilloso que se necesita estar diciéndolo constantemente, que se necesita un cuerpo de gente armada detrás para que todos lo apoyemos, por eso cada vez hay más gente que dona más de lo que le sobra al estado (nótese la ironía).
    La universidad que no es plenamente libre no tiene otra posibilidad que ser una letrina y está bien que así sea porque está mal sacar el dinero de la gente a punta de pistola y al final todas esas falsas ideas de igualdad de oportunidades se convierten en cenizas en la boca de las que tratan de cambiar la realidad por su fantasía.

    Responder
  4. Post muy interesante y del cual me gustaría dejar mi opinión personal. Por un lado, subrayo gran parte de la crítica que puede perfectamente representar al 50% o más de las carreras, pero también rompo una lanza en post de la Educación.

    En primer lugar, es cierto que la Universidad, y la educación en general, está demasiado encorsetada. Hay planes de estudios que tienen las mismas asignaturas desde hace 30 años, profesores que no quieren/pueden actualizarse y que te orientan a unas salida irreal que hace años que nos existe o a la que muy pocos alumnos tendrán acceso. Cosa de la cual la Universidad, como institución, es partícipe y culpable, ya que parece que nos está preparada para cambios a corto-medio plazo cuando las bases de nuestra vida, mercado laboral, etc.. son totalmente diferentes a lo que eran hace 20 o 30 años y el proceso sigue su curso mientras que la educación nos vende lo mismo. ¿tendrán miedo a quitar una carrera que hace años dejó de ser útil? ¿ cuantos campus tienen las mismas carreras desde que se fundaron? ¿por qué no se reformulan asignaturas cada 4-5 años, mucho trabajo? Temarios del NODO…
    Así hemos llegado a que, como se comenta por arriba, haya cursos, módulos (o cursos no reglados) que tengan más salida/interés/utilidad que carreras o que haya carreras universitarias que sean básicamente generadoras de esperanzas frustradas, parados o pre-opositores. Que bonito meterte a Ingeniería para levantar naves Industriales, diseñar y ganar “pasta gansa”, pobres ilusos (Y aun así, no estamos tan mal).
    Parece que hay una parte de la educación que, como bien dices, sigue empeñada en fabricar expertos en nada, filósofos; no quieren mirar los datos del paro, o ni siquiera los datos de los que conseguimos , por descarte, un trabajo. Y digo por descarte porque básicamente nos tenemos que formar por nuestra cuenta en un 90% para el trabajo que finalmente realizamos . Puedo decir por mi experiencia, que el título universitario es básicamente una entrada para poder ir a las entrevistas donde, afortunadamente, te enfrentas a gente con los mismos pocos conocimientos útiles que tú. Ahí es donde la formación que te hayas buscado tú, cursos, autodidacta, programas que hayas aprendido a usar por tu cuenta, idiomas.. marcan la diferencia. Las empresas ya no buscan títulos, buscan conocimientos útiles y gente resolutiva.

    Puedo señalar 2 puntos positivos a favor de la educación y universidades.
    El primero es que al formar mucha gente en muchas cosas, se le da oportunidad a personas que en otro contesto no la tendrían. Que te queda un 40% o 50% de fracaso, daños colaterales. ¿no querrás que de un día para otro seamos serios/eficientes en todo? Confiemos en ser nosotros, los menores de 40, los que intentan cambiar las cosas.
    Por otro lado, he de decir que más haya de las universidades hay un debate abierto y parece que hay ánimos de cambio en la educación en general. Estoy terminado un máster en profesorado y parece ser que, por fuerza mayor, se han dado cuenta del problema. Hay ciclos y módulos de FP con 100% de ocupación (incluso empresas reclamando más alumnos y trabajadores especialistas) y cada año están saliendo nuevos ciclos. Esperemos que esto le abra los ojos a las universidades (ya se darán cuenta cuando caigan las matrículas). Porque, mas allá de lo que nos vendan, el 85% busca un trabajo directo, cómodo y medianamente bien remunerado. Más orgulloso está un padre/madre de que su hijo se vaya de su casa antes de los 30 que de ninguna orla.

    Si alguien lee este testamento pido perdón por la longitud y por la estructura (esto es un comentario en un blog, pensado y escrito de carrerilla). Solamente pretendía mostrar que es un problema generalizado y potenciado por los campus y universidades. Pero que se debe en parte a nuestro mercado laboral anticuado e incluso a nuestra opinión idealizada de la Universidad creyendo que es, lo que debería ser.

    un saludo y un fuerte abrazo a la UCLM.

    Responder
  5. Vi el video de respuesta y el tono y las puntualizaciones venían bien y centrada hasta lo de la contradicción con patas que, bueno, me tiró un poco para atrás. Y sí, yo marqué en un comentario lo del autofocus porque no ayudaba a que pudiera concentrarme en el contenido y además me parecía llamativo que sucediera en un video que habla del mundo de lo audiovisual. Claro que en la respuesta eso iba a ser usado… No me parece mal que lo hayas pasado al canal secundario, si eso te alivia el TOC jaja.

    Responder
  6. Esto no es un debate sobre cómo se debe financiar la universidad, sino de ver en que se está convirtiendo. Pero te puedo asegurar que la “gran universidad privada de la que hablas” no es mejor que la pública actual. En este artículo se habla de las universidades en general. Que la privada este igual de desactualizada, pero al menos te da contactos para que te enchufen, no la hace mejor.

    Responder
  7. Buenos días. Solo decirte que se puede obtener lo mejor del sistema privado (que viene siendo la competitividad y actualización) con lo mejor del sistema público (el hecho de ser accesible para “todos”, aunque habría que matizar porque luego hay algunas que te suben mucho el precio y si nos ponemos a hablar de matricularse en una asignatura por segunda o tercera vez…)
    Este sistema es el sistema de cheque escolar y se aplica en países como Suiza.
    En mi blog hablo de ello pero tampoco quiero hacer spam xd.
    Mi punto es que ya hay soluciones palpables a los problemas que se plantean pero si miras los índices que miden la calidad de la educación verás que solo se fijan en las calificaciones.
    Así es normal que salga que Corea del Sur o China son países con educación puntera hasta que te das cuenta de que tienen las tasas más altas de suicidios (un 6,5% de los estudiantes)

    Responder
  8. lo queria decir es que a mi me da igual la universidad por que todabia estoy en la guarderia entonces pues que como e escrito este mensaje pues muy facil e hackeado la nasa con mis 3 años y le he robado el mobile a mi mama
    y pues surfeando me he encontrado con esta bonita web para gente adulta que mide aprox. 1,8 mas q yo pero ya me voy q hay q meterse a la cama pronto y ya son las cinco de la tarde.
    🙂

    Responder
  9. “Las carreras nunca estuvieron orientadas al mundo laboral” Efectivamente, nunca lo estuvieron, PERO LO DEBERÍAN HABER ESTADO (porque todo cristo que se metía en la Uni así lo creía)
    Esa es la gran farsa de la Universidad.

    Responder
  10. Deerías hacer una grupo de telegram o un patreon para quejarnos todos juntos de la universidad, a mi sinceramente me parece muy inutil, yo estudio en la universidad, por gusto, pero no para conseguir un oficio, hice una FP un grado superior para que me prepararan para un trabajo y igual, en una mierda como una casa, a pagar, pagar, y pagar y buscar enchufe, yo lo que recomiendo, que aún no he probado, pero probaré en cuanto pueda, son los bootcamp, sólo duran de 2 semanas a 6 o 7 meses y su único propósito es formarte en un oficio y ayudarte a encontrar ese oficio, y no es todo, paga, paga paga, ya que muchos dan la opción de no pagar hasta que no encuentras un empleo de lo que has estudiado.

    Responder

Deja un comentario

Tienes que aceptar las cookies tío    Más información
Privacidad