Cómo perder el miedo a la cámara para Youtubers

El miedo a la cámara es una de las razones por las que empecé a hacer vídeos. Me daba rabia tener las habilidades de comunicación de un chimpancé recién nacido y decidí que eso tenía que cambiar.

Spoiler: no he cambiado, pero ahora me siento bastante cómodo delante de la cámara.

Os aviso que este artículo no es una historia de superación personal de cómo vencí mi timidez. Yo sigo siendo tímido y no pasa nada. Lo digo porque seguramente las personas que lleguéis a este artículo también seáis tímidas. Si eso es así, espero que no estéis obsesionados con mirar artículos en internet sobre cómo vencer la timidez porque eso es ser muy dramas. En fin. Vamos al grano.

Este artículo se basa en mi experiencia, en cómo he conseguido cierta soltura para grabar mis vídeos de YouTube. No puedo asegurarte que te ayudará, aquí cada uno es de su casa.

Cómo hablar en un vídeo con (no)naturalidad

Últimamente se valora mucho que un streamer sea una persona “natural”, que viene a ser más o menos lo mismo que una persona que te habla como lo hace el chaval graciosete de la cuadrilla. Y lo hace sin inmutarse de la audiencia que tiene o que, en realidad, está hablando a una cámara. Lo que viene a ser el típico chaval extravertido que da igual con quién habla que cae bien a todos.

Si estás leyendo este artículo seguramente no seas de esos. Habrás leído que esa labia o ese saber estar se puede aprender con la práctica.

Es posible. Pero te voy a dar una recomendación: no lo intentes.

Lo que yo hice para “pillarle el truco” a la cámara fue dejar de intentar ser natural. Literalmente, creé un personaje que habla de manera artificial. Sin pestañear, sin modular, como un robot. Podéis ver los inicios de este robot en el vídeo de Onlyfans.

Hablar con un personaje lo hace mucho más fácil. Me acuerdo que cuando empecé a hacer vídeos me preguntaba muchas más veces si daba bien o no a cámara. Había más inseguridades. No me convencía el tono, la gesticulación, el ritmo…

Con el personaje esas dudas quedaron en un segundo plano. No desaparecieron, pero cambiaron. Dejó de ser tan personal.

No te estoy diciendo que empieces a hablar como un robot (no me copies o te encontraré). Pero plantéate una cosa: si no se te da bien hablar con naturalidad delante de una cámara tienes dos opciones: seguir dándole cabezazos a esa pared o buscar una puerta.

Por cierto, este no es un consejo “solo para tímidos”. Algunos de los comunicadores jóvenes que más labia tienen son de algún modo personajes, o exageraciones de su persona: TheGrefg, Ibai, Jordi Wild…

El secreto para comunicar bien: la seguridad

Ya, lo típico. La seguridad debe venir de tu interior, autoconfianza y bla bla bla…

Hay dos cosas que te pueden dar confianza. La primera es el conocimiento. Si sabes de lo que hablas vas a hablar mejor. Pero no todos los aspirantes a YouTubers vamos a ser físicos o abogados (aunque, si lo eres, mejor).

También puedes investigar y hacer un guion. Eso cuenta como conocimiento y te va a dar confianza. Pero esto es lo típico que se dice y yo quiero darte algo más.

La segunda clave para tener confianza al hablar es la siguiente: validación exterior.

Exacto. Que le jodan a Mr. Wonderful. Somos seres complejos, tóxicos y neuróticos. Nos importa lo que piensen los demás, y nos afecta mucho.

Me acuerdo que desde el primer vídeo que hice la gente de mi alrededor me decía que daba bien a cámara. Pero no era suficiente. Porque en el fondo sabía que un amigo o un padre siempre te va a decir eso (a no ser que seas un completo desastre).

Yo empecé a sentirme seguro delante de la cámara cuando el canal empezó a tener éxito. Ahora hasta lo disfruto. Bueno, a veces. A veces también me enfado porque me trabo. Pero la sensación ha cambiado. El personaje que creé por necesidad ahora es un recurso con el que puedo jugar. Empiezo llamando la atención como un robot y sigo con más naturalidad.

Te dejo el ejemplo del vídeo de esa siniestra empresa de VPNs.

Fíjate cómo empiezo, como algo muy artificial, y luego cómo sigo. Parece que he encontrado esa naturalidad, pero sin buscarla.

Ahora te voy a enseñar un vídeo donde sí buscaba esa naturalidad. Es de difícil digestión.

Del vídeo de TGA al de las VPNs ha pasado medio año. He mejorado bastante, y mi teoría es que ha sido gracias a estas dos claves que te he contado. La primera es crear un personaje, y la segunda es la seguridad que te da un feedback positivo y el saber que ahí fuera hay miles de personas que están disfrutando de este trabajo.

Claro, al principio va a ser difícil tener ese feedback positivo, lo que significa que vas a tener que pasar un tiempo fingiendo esa seguridad. A lo mejor tienes éxito en cuestión de meses y coges una gran confianza, o a lo mejor, de tanto fingir empiezas a creértelo.

Vete a saber. También podrías no conseguirlo. Lo que sí sé seguro es que si lo que quieres es perder el miedo a la cámara, donde deberías estar ahora es delante de una cámara.

Comparte, buen samaritano
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

1 comentario en «Cómo perder el miedo a la cámara para Youtubers»

  1. No busco ser YouTube ni me preocupa especialmente perder timidez frente a la cámara, pero me agradan este tipo de artículos. La idea del personaje puede ser un recurso valioso si uno sabe cómo usarlo. Claro, una cosa es crearse un personaje para plasmarlo en contenido que tiene destinatario anónimo, se hace más problemático intentar aplicar esa técnica en el contacto social cara a cara, terminarás siendo catalogado de falso. Sí, este video habla en el sentido de estar frente a cámara, por supuesto; por eso lo acertado sería ponerlo en ámbito de competencia. Ojalá sigan apareciendo de tanto en tanto estas entradas del blog.

    Responder

Deja un comentario

Tienes que aceptar las cookies tío    Más información
Privacidad